domingo, 7 de mayo de 2017

«'Tempo' se va a estrenar en cines»

El documental sobre O Courel se va a estrenar este mes, en principio en salas de Monforte y Santiago
MONFORTE / LA VOZ 06/05/2017 20:19

El documental Tempo, que pretende retratar un año en la vida de la sierra de O Courel, ya está listo para su estreno en cines. Por ahora, está confirmado que se podrá ver en Monforte y Santiago, pero su distribuidora está tratando de cerrar proyecciones en otras salas. Tempo llega a las salas de cine después de un largo recorrido por festivales de todo el mundo. En Santiago se podrá ver desde el día 19 y en Monforte desde el 26. Su director, el monfortino Manuel Valcárcel, explica que paradójicamente este trabajo ha funcionado mejor fuera que en los festivales gallegos.

-¿Ya se sabe en cuántos cines se va a poder ver Tempo?

-Todavía no. Sabemos que entre el 19 y el 25 de este mes se va a poder ver en los cines Compostela, en Santiago, y entre el 26 y el 1 de junio en los multicines Hollywood, de Monforte, . Eso lo podemos adelantar, porque en realidad ya habíamos hablado con antelación con los propietarios y teníamos claro que lo iban a proyectar. En estos dos casos, es algo así como un compromiso que ya teníamos los que trabajamos en la película. La distribuidora está trabajando para cerrar los acuerdos con las otras salas y esperamos tener pronto la lista completa.

-Hace ya dos años que hicieron la presentación en O Courel y Monforte. ¿Por qué han esperado tanto tiempo?

-Hicimos una presentación doble cuando lo estábamos montando, para ver cómo funcionaba. Nosotros no teníamos un editor al uso, que dice dónde cortar, así que decidimos proyectar una primera versión y preguntarle a la gente qué le parecía. Nos sirvió para airearnos, que llevábamos mucho tiempo trabajando sobre el documental pegados a una pantalla. Fue también una manera de obligarnos a ponerle una fecha al final del montaje, por lo menos a aquella primera versión.

-¿Les funcionó?

-Sí. El material que proyectamos en aquellas dos presentaciones duraba 105 minutos y la versión definitiva la dejamos en 78. La reacción de la gente en Monforte y O Courel fue diferente. Allí les parecía que duraba poco [risas]. Les encantaba verse en pantalla a ellos mismos y a sus vecinos como protagonistas. Les pareció que el vídeo era un retrato fiel de la realidad que ellos conocen. En todo caso, siempre resulta interesante ver lo que opina la gente. Siempre hay aportaciones importantes, y un sector crítico que juzga productos humildes como este como si estuviesen viendo una gran producción. Al fin y al cabo, la pantalla es la misma.

-¿Pero por qué tanto tiempo entre aquella primera presentación y el estreno de ahora en cines?

-Porque hasta ahora lo que hicimos fue llevar el documental a festivales. Teníamos un contrato con una distribuidora exclusivamente para eso que impedía distribuirla en paralelo en cines. Pero ese contrato ya venció y ahora firmamos con otra distribuidor que se dedica solo a ventas en plataformas televisivas, cines y demás.

-¿Tenían claro desde el principio que querían estrenar en cines?

-Durante estos dos últimos años mucha gente nos preguntaba dónde podía ver la película en un cine. Decidimos estrenarlo en salas y en pases normales porque queremos que todo el mundo que quiera tenga la opción de verla así. Siempre es una aventura lanzarse así, porque la gente no va mucho al cine.

-Y los documentales no suelen verse en el cine.

-Pero sí hay demanda real de este tipo de productos y yo diría que cada vez más. Quizá no en sitios pequeños, pero en ciudades grandes sí.

-¿Satisfecho de cómo funcionó el documental en festivales?

-Pensábamos tener mejor acogida en Galicia, pero no fue donde mejor funcionó. Fue muy bien en el resto de España y en América Latina.



martes, 2 de mayo de 2017

Las lluvias facilitaron la extinción del fuego que mantuvo en vilo a O Courel

El incendio arrasó más de 68 hectáreas y alcanzó el pico del monte de O Carballal
MONFORTE / LA VOZ 01/05/2017 05:00

Esta vez hubo suerte. En un año meteorológicamente loco, las lluvias se aliaron con los servicios de extinción en O Courel. El incendio declarado en la tarde del sábado entre Seoane y Parada, no muy lejos del bosque de la Devesa da Rogueira, quedó bajo control poco después de las 7 de la mañana de ayer. Desde una hora antes, los chubascos caían por fin con intensidad en la montaña lucense. Después de un mes de abril caluroso y extremadamente seco, llegaron más que nunca como agua de mayo.

La Devesa da Rogueira quedó a salvo finalmente del fuego, que según estimaciones de la Xunta arrasó más de 68 hectáreas, diez de ellas de arbolado. Durante la noche, y debido a la imposibilidad de emplear medios aéreos, se llegó a temer lo peor. «O vento pola noite soprou con forza e o lume avivouse», señala un vecino de Seoane. El incendio estaba controlado a primera hora de la mañana y la consellería lo dio por extinguido a las ocho de la tarde. Pero deja tras de sí una triste huella en la ladera del monte de O Carballal.

El fuego se originó en las proximidades de la carretera entre Seoane y Folgoso. A la alcaldesa, Lola Castro, no le caben dudas sobre su intencionalidad. «Non o sospeito, estou segura de que alguén prendeu o lume adrede. O que gañan con isto non o sei», señala. Después de una noche en vela, pedía ayer a la administración la máxima contundencia con los incendiarios. «Como non tomemos medidas drásticas, algún día imos ter un problema moi gordo», avisa.

La zona en la que se produjo el incendios no ardía desde hace unos veinte años. Algunos vecinos no ocultan su temor ante la posibilidad de que el fuego que se declaró el sábado sea el principio de una ola de incendios favorecida por la sequía de los últimos meses. De momento, el tiempo concede una tregua y la nieve vuelve a asomar en los picos más altos de la sierra de O Courel.



miércoles, 19 de abril de 2017

Así se organizará el parque geológico

Quiroga, Folgoso do Courel y Ribas de Sil someten a consulta pública el proyecto que se presentará a la Unesco
MONFORTE / LA VOZ 18/04/2017 13:04

Los ayuntamientos de Quiroga, Folgoso do Courel y Ribas de Sil -unidos en la asociación Montañas do Courel- iniciaron una consulta pública sobre el proyecto de creación del primer parque geológico de Galicia en sus respectivos territorios. Una memoria que se ha elaborado con el fin de solicitar a la Xunta y al Gobierno central la tramitación de la candidatura al ingreso en la red de geoparques de la Unesco puede examinarse íntegramente en la web courelmountains.es. Los vecinos de estos municipios tienen la posibilidad de presentar alegaciones y sugerencias, así como de solicitar aclaraciones y realizar consultas a través del correo grupogdr8@yahoo.es.

El territorio propuesto para el parque geológico abarca la totalidad de los tres términos municipales, con una superficie conjunta de 577,85 kilómetros cuadrados. La memoria indica que los tres municipios poseen «una rica variedad» de formaciones geológicas y de parajes en los que se manifiesta la relación de la geología «con la fauna, la flora y el desarrollo humano». Todo este patrimonio -añaden los redactores- es fácilmente visible y ofrece la posibilidad de organizar itinerarios aptos para todo tipo de públicos, desde grupos familiares hasta aficionados a los recorridos de alta montaña y a actividades deportivas como como la escalada, el barraquismo o el parapente.

El documento comprende un amplio inventario en el que se catalogan los lugares más significativos en este aspecto, cuya importancia se califica con cuatro tipos de valoración: muy alta, alta, media y baja. Entre ellos no solo figuran las formaciones geológicas más espectaculares, sino también muchos otros elementos, desde las huellas de la minería romana hasta los antiguos hornos artesanales de cal.

Infraestructuras ya hechas

Por otro lado, la memoria afirma que los tres municipios del grupo ya cuentan actualmente «con una amplia infraestructura directamente relacionada con el desarrollo territorial que conlleva un geoparque». A este respecto, resalta el hecho de que el patrimonio geológico de este territorio -y sus vínculos con el patrimonio histórico y cultural- se han puesto de manifiesto en gran parte mediante las señalizaciones turísticas instaladas con el apoyo del plan Leader desde el período 2003-2004 y con la construcción de varios miradores situados en puntos de especial interés, como el plegamiento de Campodola o la mina romana de A Toca. Asimismo, el documento recuerda que el municipio de Quiroga cuenta desde el 2011 con un museo de geología -que el año pasado fue premiado por la Cámara Mineira de Galicia por su labor de divulgación- y que en el 2013 y el 2015 se organizaron unas jornadas divulgativas sobre el patrimonio geológico de la comarca.

Los lugares de interés más valorados

Los puntos de interés para el futuro geoparque a los que la memoria atribuye una valoración «muy alta» y «alta» pueden agruparse en diversos apartados. Estos son algunos de los lugares más significativos que figuran en el inventario.

Relieve. En la lista son destacados especialmente el plegamiento de Campodola-Leixazós, el sinclinal del Sil y el exokarst de Val das Mouras.

Glaciarismo. La laguna de Lucenza y las morrenas del valle de A Seara figuran entre las principales huellas que dejaron los antiguos glaciares en el territorio.

Cuevas. La Buraca das Choias, accesible a las visitas, es señalada como una de las más singulares cavidades kársticas de la zona.

Flora. El bosque de la Devesa da Rogueira y las comunidades de orquídeas silvestres en prados calizos son considerados como los valores más notables.

Minas romanas. La memoria menciona especialmente los túneles de Montefurado y Pena Furada y la mina de A Toca.

Castros. El inventario resalta el antiguo asentamiento de Sobredo o de Torre, vinculado a las explotaciones auríferas romanas.

Miradores. Los más valorados son los que están situados frente al plegamiento de Campodola y la mina de A Toca, así como el del cañón del Sil.

Instalaciones museísticas. Los redactores de la memoria señalan la importancia de los museos municipales de geología y etnografía de Quiroga y la Estación Científica do Courel.



La Estación Científica de Seoane acogerá un taller de flora medicinal

Las actividades se desarrollarán entre el viernes y el domingo y la inscripción es gratuita
QUIROGA / LA VOZ 18/04/2017 05:00

La Estación Científica do Courel, gestionada por la Universidade de Santiago en la localidad de Seoane, acogerá entre el viernes y el domingo un taller sobre el uso tradicional de las plantas medicinales en la sierra. La actividad será dirigida por la farmacéutica María Moure, que ha realizado un extenso estudio sobre la flora medicinal de este territorio.

Las actividades se desarrollarán desde el viernes por la tarde hasta el domingo por la mañana y comprenderán sesiones teóricas y dos recorridos guiados para localizar e identificar plantas. Los participantes podrán elegir entre varias posibilidades para llevar a cabo estas rutas. La inscripción es gratuita y puede efectuarse llamando a los teléfonos 982 821 901, 648 051 928 y 600 942418 o bien escribiendo a los correos ro_rodriguezlopez@hotmail.com y antonio.rigueiro@usc.es



miércoles, 15 de marzo de 2017

Quiroga experimenta con turistas una futura ruta del parque geológico

En primavera y otoño está previsto organizar recorridos guiados por el itinerario del pliegue de Campodola

FRANCISCO ALBO 
QUIROGA / LA VOZ 15/03/2017 12:38

El parque geológico Montañas do Courel solo es por ahora un proyecto que impulsan conjuntamente los municipios de Quiroga, Folgoso do Courel y Ribas de Sil. Pero el museo de geología de Quiroga ya está experimentando con visitantes reales la que será una de las principales rutas del futuro geoparque. En una fecha que aún no está fijada -entre finales de mayo y primeros de junio- se organizará un recorrido guiado por un itinerario que discurre junto al plegamiento de Campodola. La iniciativa coincide con el quinto aniversario de la declaración de este paraje geológico como monumento natural, que fue aprobada por la Xunta en abril del 2012.

Según explican los responsables municipales, en la primavera del año pasado ya se realizó una primera experiencia de este tipo. Acudieron cerca de veinticinco personas, la mayoría de las cuales procedía de otras localidades. La respuesta se consideró satisfactoria, por lo que se decidió repetir la convocatoria este año. En función de cómo resulte esta nueva experiencia, se estudiará la posibilidad de preparar otra para el otoño, que podría incluir más actividades.

La intención del Ayuntamiento es consolidar estas iniciativas y seguir organizándolas todos los años, además de ampliarlas a otras zonas de interés geológico del municipio. De esta forma se pretende que Quiroga cuente con algunas rutas bien asentadas y conocidas cuando sea creado el geoparque, lo que puede llevar algún tiempo.

Actividades divulgativas

Cuando el geoparque sea una realidad, sus gestores tendrán necesariamente que organizar rutas de visita y diversas actividades divulgativas, ya que esta es una de las principales funciones de estos espacios. «Entonces habrá que plantear las cosas de otra manera -apuntan a este respecto desde el museo de Quiroga-, porque estas actividades las tendrán que promover conjuntamente los tres ayuntamientos que forman la asociación Montañas do Courel».

La ruta que será recorrida en primavera -indican por otro lado desde el museo geológico- presenta el inconveniente de que es lineal, es decir que no acaba y empieza en el mismo lugar. Tiene unos 8,5 kilómetros y discurre entre la aldea de Leixazós y Quiroga. El recorrido dura en torno a cuatro horas. Los organizadores se encargarán de transportar a los participantes en autobús hasta el punto de partida.

Otra ruta de senderismo que pasa también por el plegamiento de Campodola, por el contrario, es un recorrido circular que empieza y acaba en la capital de municipio. Pero al mismo tiempo es considerablemente más largo que el que parte de Leixazós, ya que supera los veinte kilómetros de longitud. Hace unos años el Ayuntamiento organizó un recorrido guiado por esta ruta. Dependiendo del interés que despierten de ahora en adelante las iniciativas turísticas relacionadas con el patrimonio geológico de la comarca, cabe la posibilidad de que se potencie igualmente este otro itinerario.

La iniciativa pretende ayudar a popularizar las visitas a estos parajes
Las excursiones educativas del Proxectoterra se incrementan de nuevo este año

En los cinco años transcurridos desde que adquirió el rango de monumento natural, el pliegue de Campodola ha atraído a un número cada vez mayor de visitantes. El Ayuntamiento no tiene forma de saber cuántas personas pasan por el mirador que permite observar esta formación, pero sí lleva la cuenta de los visitantes del museo geológico, que crece de año en año. Muchos de ellos, sobre todo cuando son visitas de grupos, van a ver el pliegue después de pasar por el museo. Durante el año pasado, por el centro pasaron más de 3.000 personas, al igual que por el museo etnográfico municipal.

Tanto los museos como el mirador geológico, por otro lado, forman parte de los recorridos para centros educativos que se organizan dentro del programa Proxectoterra, organizado por el Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia y cofinanciado por la Consellería de Medio Ambienete. Durante el pasado curso, por estos lugares pasaros siete excursiones -de dos días de duración cada una- en las que participaron unos 350 alumnos de enseñanza primaria y secundaria. Para este curso fueron solicitados nueve recorridos. El primer año que la comarca fue incluida en estos itinerarios hubo cuatro excursiones.

Todas estas actividades, junto con los diferentes recorridos turísticos organizados por los lugares de interés geológico de la comarca, figurarán en la memoria que los tres ayuntamientos presentarán en su momento a la Unesco para pedir el ingreso en la red mundial de geoparques.



lunes, 13 de marzo de 2017

«El abandono del rural perjudica a las plantas medicinales»


La USC editará un extenso estudio realizado por Moure sobre los usos curativos de la flora en la sierra de O Courel

FRANCISCO ALBO
QUIROGA / LA VOZ 12/03/2017 05:00

Licenciada en farmacia e investigadora de las plantas medicinales, María Moure Oteyza prepara desde hace años un extenso estudio sobre los usos curativos tradicionales de la flora de la sierra de O Courel. Hace poco tiempo llegó a un acuerdo con la Universidade de Santiago para la edición de esta obra, pero para que el proyecto se lleve a cabo hacen falta más apoyos. En la iniciativa colabora Antonio Rigueiro, director de la Estación Científica do Courel

-¿Qué se necesita para que pueda publicarse este libro?

-El problema es que la USC cuenta hoy con unos presupuestos muy limitados y la edición de esta obra tendrá un coste importante, así que se necesitará un apoyo económico externo para poder realizarla. Estamos contactando con diversas instituciones y fundaciones para intentar conseguir esta ayuda. La obra se publicaría en tres tomos y lleva muchas fotografías e ilustraciones, por lo que editarla resulta algo complicado.

-¿Es una obra para especialistas o para un público más amplio?

-En principio la planteé como una tesis doctoral, pero en los años que llevo trabajando con ella cambié de parecer y decidí convertirla en una obra de divulgación accesible a cualquier persona interesada. Eso supone un cambio de enfoque muy grande y es una de las razones por las que este trabajo se ha prolongado durante mucho tiempo

-¿Cuántos remedios tradicionales ha recogido?

-Más de doscientos que son aplicables para las personas y otros tantos para los animales. Pero la obra no consiste simplemente en un catálogo de plantas y de preparados medicinales. El foco no lo pongo en las plantas, sino ante todo en los habitantes de la sierra de O Courel. Mi papel es el de mera espectadora y transcribo literalmente todo lo que ellos me contaron acerca de las plantas, no solo sobre la preparación de remedios sino también rituales tradicionales, refranes, canciones, adivinanzas... El trabajo de campo, conviviendo con los vecinos de la sierra, duró dos años.

-¿Sus informantes fueron solo personas de edad avanzada o también los hay más jóvenes?

-Muchos de ellos fueron personas bastante mayores y algunas de ellas desgraciadamente ya han fallecido, porque empecé a recoger estas informaciones hace ya mucho tiempo. Pero también hubo muchas personas de mediana edad. No solo mujeres, que son normalmente las que mejor conservan estos saberes, sino también hombres.

-Muchas de las plantas usadas en estos remedios serán ahora especies protegidas.

-Algunas están casi al borde de la extinción. Es lo que sucede con la planta que en la sierra se llama xanzá, un tipo de genciana muy utilizada en la medicina popular de la sierra que solo se conserva en unos pocos lugares. Pero hay otras especies que antes eran mucho más comunes y que ahora es muy difícil encontrar en este territorio, como pasa con el árnica. El abandono del medio rural perjudica a estas plantas, porque ahora el monte no se desbroza como antes y casi no hay ganadería que ayude a limpiar el terreno. La maleza y las zarzas avanzan cada vez más y le quitan espacio a muchas especies, entre ellas las medicinales.

Un trabajo con pocos precedentes en Galicia

María Moure señala que su trabajo continúa y amplía el del libro El Caurel, sus plantas y sus habitantes, publicado por el biólogo Emilio Blanco en 1995.

-¿Qué diferencias hay entre la obra de Blanco y la suya?

-La de Blanco se encuadra en lo que se llama etnobotánica, que es el estudio de todo tipo de usos tradicionales de las plantas. El mío es de etnomedicina, es decir, que se especializa en los usos medicinales de la flora. Blanco dice en su libro que las plantas medicinales de O Courel están muy poco estudiadas y que habría que investigarlas mucho más. Eso es lo que yo he tratado de hacer.

-¿En Galicia se ha realizado otros estudios como el suyo?

-Hay algunos trabajos de etnomedicina, sobre todo de la Terra Chá, pero se centran en la descripción científica de las plantas y no en la cultura popular relacionada con ellas.

Talleres divulgativos

Durante los últimos años, María Moure ha divulgado sus estudios sobre la flora medicinal de O Courel mediante diversos cursillos, talleres y conferencias. Uno de ellos se enmarcó en una jornada sobre literatura gallega de tradición oral que organizó el pasado noviembre en Lugo la Asociación de Escritores en Lingua Galega. A la derecha, una colonia de xanzá (Gentiana lutea aurantiaca) en la sierra de Courel, donde su uso medicinal tiene gran tradición.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Cumbres nevadas en el último tramo de un invierno seco

Las zonas altas de O Courel y A Pobra do Brollón adquirieron un aspecto poco visto en los últimos mes
MONFORTE / LA VOZ 07/03/2017 05:00

Las nevadas caídas en las madrugadas del viernes y el sábado confirieron a las zonas más altas del sur lucense un aspecto que apenas se pudo ver este invierno. Quienes visitaron O Courel durante el fin de semana pudieron disfrutar de la espectacularidad que añadió la nieve a los paisajes de la sierra. Fue el caso de un grupo de excursionistas de la asociación Senderismo Galego -integrado por unas quince personas- que recorrieron el célebre bosque de la Devesa da Rogueira y subieron a la cima del monte Formigueiros, el más alto de la zona. En el primero de estos lugares coincidieron con otra excursión más numerosa -formada por cerca de noventa personas y siete guías-, organizada dentro de los itinerarios culturales de la Universidade de Vigo.

El biólogo monfortino Guillermo Díaz Aira, que participó en la primera de estas excursiones, señala que la Devesa da Rogueira mostró un aspecto que no es habitual ni siquiera cuando se registran nevadas en la zona. «Como non soprou moito vento, as pólas das árbores mantivéronse totalmente cubertas de neve e bosque víase moito máis atractivo», explica. El suelo quedó cubierto en toda esa zona de una capa de nieve de unos diez centímetros de grosor que resistió mucho tiempo sin derretirse, de forma que el terreno no estaba encharcado y enfangado como en otras ocasiones.

Otros lugares

La nieve también cubrió los parajes más elevados del vecino municipio de A Pobra do Brollón. Lugares como el Alto da Pedra, Catro Cabaleiros y la aldea de O Busto -todos ellos situados por encima de los mil metros de altura- presentaron una estampa que contrastaba fuertemente con la situación anticiclónica y la ausencia de precipitaciones de las semanas anteriores.

No obstante, para compensar de una forma significativa la escasez de agua del invierno y el otoño aún tendría que nevar y llover mucho más. Pese a las precipitaciones de los últimos días, según indica Guillermo Díaz, en la sierra de O Courel continúan secos muchos manantiales y hay arroyos que apenas llevan agua, algo muy poco común a estas alturas del año. «As fontes da Devesa da Rogueira manan dunha maneira máis ou menos normal, porque están nun lugar alto e nesa zona choveu e nevou bastante -señala-, pero hai moitas outras que non botan nada de auga ou moi pouca».

Pero para que vuelvan las precipitaciones a estos territorios habrá que esperar un tiempo. Según los pronósticos de Meteogalicia, el anticiclón y el tiempo seco seguirán predominando en el sur de la provincia al menos hasta el próximo martes.